miércoles, 26 de abril de 2017

Peyote San



Este restaurante del centro de Madrid (C/ Marqués de la Ensenada 16, Madrid) ha abierto sus puertas hace poco tiempo y pertenece al grupo Larrumba (que tiene otros restaurantes en la capital como Habanera, Perretxica, Frida, Pipa & Co...)...




Hemos visitado varios restaurantes de este grupo y todos se caracterizan por ser locales modernos y con cartas extensas y cuidadas, por lo que suelen triunfar y convertirse rápidamente en los locales de moda de Madrid.




Teníamos muchas ganas de visitar este nuevo local porque nos llamó mucho la atención la fusión japo-mexicana que tienen en su carta y la decoración tan original de su local, mezclando lo mejor de ambas culturas para crear un local colorido y acogedor.





Nada más llegar, sin haber visto siquiera la carta, nos trajeron una jarra de agua y un aperitivo de pan de gamba al que le teníamos que echar unas gotas de lima y mezclarlo con alguna de las 3 salsas que lo acompañaban: una era picante, otra tenía sabor de caldo de pollo y la última era una mezcla de 7 especias. 


Pan de gamba con tres salsas

Continuamos con un tartar de salmón, mostaza karashi, guacamole y chips de plátano y con un plato que, reconozco, pedimos porque nos hizo mucha gracia su nombre "te rompo los huevos", que eran huevos rotos con sashimi de atún, totopos y guacamole. Fue todo un acierto pedirlo porque nos pareció un plato riquísimo para compartir, y muy sabroso.

Tartar de salmón

Te rompo los huevos

Como platos principales, pedimos también para compartir el curry japonés de bonito con camote y katsuobushi y, aquí viene la joya de la corona, el futomaki crujiente de ebi en tempura y curry suave japonés. 

Curry japonés de bonito

Futomaki crujiente de ebi en tempura

El curry japonés de bonito nos gustó mucho por el frescor del cilantro y la salsa tan ligera que llevaba, pero lo que nos encantó de verdad (y que tenéis que probar sí o sí cuando vayáis) es el futomaki de ebi en tempura, y eso que nos encanta el sushi y lo hemos probado con muchos rellenos diferentes, pero el relleno crujiente mezclado con el curry suave lo hace espectacular. ¡Estoy deseando volver sólo para comerlo de nuevo!

Por último, pedimos un postre para compartir, el pastel de 3 leches, muy ligero, con fresas, chocolate blanco y merengue, también lo recomendamos sin duda.

Pastel de 3 leches

El cuanto al trato con el personal, la verdad es que todo son buenas impresiones, nos atendieron dos camareros, ambos súper atentos de que no nos faltara nada en cada momento, nos explicaron qué llevaba cada plato, nos preguntaron qué tal habíamos cenado, si teníamos alguna sugerencia para mejorar... Nos hicieron sentir muy a gusto durante toda la cena.

Por todo esto te recomendamos ir, pero intenta reservar porque la verdad es que, al ser un local que está de moda, se suele llenar bastante rápido y así te evitas el paseo para nada. El precio por persona es de unos 35€ (en nuestro caso, pidiendo 4 platos y 1 postre), pero merece la pena por lo rico que está todo, así que si vas, ¡seguro que nos veremos por allí!

Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario