miércoles, 8 de marzo de 2017

Las mejores patatas bravas de Barcelona

Como ya sabéis los que nos seguís por redes sociales, hace unos días hemos viajado a Barcelona para pasar un fin de semana y, como también sabéis, nos encantan las patatas bravas, así que tras descubrir que allí las preparan de forma diferente que en Madrid (¡pero no por ello menos ricas!), es decir, con alioli y aceite macerado en pimentón picante. Recorrimos varios bares y restaurantes que prometían tener las mejores de Barcelona y aquí está nuestra opinión de cada uno de ellos.

1. El Tomás de Sarriá
Éste es quizás uno de los bares más famosos de Barcelona en cuanto a patatas bravas. Si buscas en internet, aparece en todos los rankings. 
Es un bar de barrio, de los llamados "de batalla", pero a nosotros nos conquistaron por el sabor tan rico de su alioli (eso sí, olvidaros luego de acercaros a alguien durante un rato, jajajaja, porque el ajo que lleva el alioli es fuerte). Cuestan 2'50€, un precio más que asequible para unas patatas tan ricas.



2. Elsa y Fred
Este gastrobar se encuentra a pocos metros del arco del triunfo, es uno de los locales de moda de Barcelona tanto a nivel de tapas como a nivel de brunch. Las patatas vienen en una ración más grande que la anterior, y el alioli es mucho más suave también, son ideales si no os gusta en exceso el sabor a ajo. Además, la presentación es más sugerente y apetecible. Cuestan 4'80€.



3. Ten's
Personalmente éstas fueron las que más nos gustaron. Este bar es del chef Jordi Cruz, y la verdad es que se nota el toque gourmet que tiene el alioli espumoso y sofrito picante. La ración está bien de cantidad también y son picantes en su justa medida. Para nosotros son las patatas perfectas. Cuestan 5'60€.



4. Cervecería Catalana
Este bar es muy popular en Barcelona, está situado en la zona de Provença y siempre está lleno de gente. Las patatas bravas son caseras y la salsa alioli es muy parecido al de El Tomás de Sarriá, también muy recomendables. Cuestan 4,35€



Y como extra, si vas a este bar, no te puedes perder los calçots (es muy raro encontrarlos en bares, ya que suelen hacerlos en masías a las afueras), una mezcla entre puerro y cebolleta, hechos a la plancha con salsa romescu, ¡era la primera vez que los probamos y repetiremos seguro!



Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario