miércoles, 21 de diciembre de 2016

Habanera


Hoy os vamos a hablar de nuestra experiencia en el restaurante "Habanera", situado en la calle Génova nº 28 de Madrid, en pleno centro de la ciudad y pegado a la famosa plaza de Colón.

Se trata del último espacio gastronómico abierto por el grupo Larrumba y a pesar de llevar sólo unos meses abierto, se ha convertido en uno de los lugares de moda en la capital.

Tiene un ambiente muy tropical, rodeado de muchas plantas, luces tenues y ambientes amplios y despejados que invitan a relajarse. Se divide en dos plantas que tienen varios espacios diferentes, la de abajo tiene un amplio salón para comer o cenar y una zona un poco más apartada cercana a las escaleras.







También cuenta con dos barras para pedir los cóckeles y tapas en su zona de vermutería.




En la planta superior también cuenta con otra barra, un amplio salón y una terraza cubierta ideal para disfrutar de las vistas incluso en invierno.

Tienen 3 cartas diferentes, de bebidas, de tapas y para comer. Nosotros elegimos ésta última, ya que fuimos a la hora de cenar. 

Para comenzar pedimos una tortilla trufada con espuma de patata que nos encantó, estaba muy rica y jugosa, y al partir la tortilla fue cuando nos encontramos la espuma de patata, ¡toda una delicia!


Tortilla trufada con espuma de patata


Como segundo plato pedimos ropa vieja cubana con arroz congrí y chips de plátano macho y steak tartar con brotes y chips vegetales. No pudimos resistirnos a pedir el steak tartar porque la verdad es que nos encanta, y en casi todos los sitios donde lo tienen lo pedimos para probarlo. En este caso lo pedimos con un punto medio de picante y estaba bastante bueno. 


Steak tartar con brotes y chips vegetales


La ropa vieja nos sorprendió más, ya que es algo menos común que el steak tartar, y tenía el toque cubano del arroz con las alubias y los chips de plátano que lo hacía delicioso. ¡Tenéis que probarlo!


Ropa vieja cubana con arroz congrí y chips de plátano macho


De postre no lográbamos ponernos de acuerdo para pedir uno, así que pedimos los dos, jajajaja, unos croissants al estilo rumbón (rellenos de nata con un toque de dulce de leche, muuuuuuuy ricos) y una torrija de torta de anís, rellena de dulce de leche y sabayón de vainilla, recomendación del camarero que nos atendió. Éste último sin duda es el postre estrella de la carta, ¡la torrija está espectacular!


Croissants al estilo rumbón

Torrija de torta de anís, rellena de dulce de leche y sabayón de vainilla


Nos gustó todo mucho y, sin duda, volveremos, ya que nos parece un sitio ideal para una celebración especial por su bonita decoración y lo rico que estaba todo. El camarero que nos atendió fue muy amable y simpático con nosotros, recomendándonos objetivamente los mejores platos de la carta, lo que también valoramos como muy positivo.

Eso sí, os recomendamos reservar con antelación por la web, ya que sino es bastante fácil que estéis un buen rato esperando o que no haya sitio, así que es mejor asegurarlo reservando online.

Bon appétit!

No hay comentarios:

Publicar un comentario